Entrevista a Augusto López

Augusto PostReferente cultural, escritor, monitor de talleres de escritura, editor, fundador de Mitad Doble: todo eso y un largo etcétera es Augusto López. No podemos obviar que nuestro compañero más veterano es la piedra angular desde la que fluyen nuestras ideas. Ahora estrena nueva obra literaria con los fotógrafos Carlos Bolívar y Sandra Lara, Pequeña enciclopedia de suspiros. Es por ello que rescatamos la entrevista en la que Victoria deLaney, alumna del Dickinson College en prácticas, profundizaba en su faceta de director de nuestra revista.

Victoria: Muchas de tus obras son series, y series ilustradas. ¿Por qué pones ilustraciones en tus historias?
Augusto: Me atrae mucho el intercambio de ideas que se produce entre texto e ilustración, ambos se enriquecen de forma mutua. La ilustración da al texto un nuevo sentido, una profundidad y perspectiva que lo redimensiona sin restarle fuerza. Además un libro ilustrado es algo especial, diferente, único.

V: ¿Prefieres escribir cuentos largos como las series? ¿Por qué (sí o no)?
A: Me gusta escribir de todo. En particular una idea de serie, de ir desarrollando poco a poco un personaje o una historia hace que con el tiempo vaya creciendo y surgiendo más matices y detalles que por un lado interesan más a quien lo lee y a mí como escritor me abre muchas posibilidades.

V: ¿Tienes una idea de la trayectoria de tus series antes de escribirlas?
A: Sí; soy un poco maniático con eso; suelo estructurar la historia, definir el argumento y los personajes, afinar las tramas. Una historia se transmite mejor si se trabaja a conciencia.

V: ¿Había momentos en que no querías continuar una serie?
A: Siempre hay momentos de más o menos inspiración, aunque con el paso de los años uno se acostumbra a tener disciplina y cuando a veces no hay ganas, con el trabajo ese interés surge.

V: ¿Cómo evoluciona tu estilo de escribir, en tu opinión?
A: En dos sentidos; por un lado intento tener voluntad de estilo, definir mi voz literaria cada vez más, y por otro, me influyen los libros que me gustan. Hay tanto que leer, ver y escuchar… Estamos en un mundo apasionante.

V: Empezaste como escritor de fanzines, ¿qué te movió a crear esta revista?
A: La revista la creé junto a Daniel Garralón, dibujante y diseñador gráfico. Desde un principio, nuestra intención fue generar un espacio de creación compartido, abierto y multidisciplinar. En cuanto a la motivación para crearla, se basa en dos ideas: por un lado, generar un canal donde se puede publicar de modo directo y por otro el placer mismo de editar una revista.

Augusto Post2

V: ¿Hay otras revistas que te influyeron cuando pensaste en crear Mitad Doble?
A: Muchas y muy variadas. Desde fanzines musicales y literarios underground a grandes transatlánticos como Litoral o Interview.

V: ¿Qué significa esta revista para ti?
A: Un proyecto ilusionante y colectivo, que comparto en esta etapa con Amor de Pablo, Jonatan Santos, Laura Cerezo y muchas personas que colaboran. Subrayo lo de colectivo porque es un aprendizaje continuo: el contacto con los demás enseña mucho. Incluso cuando hay conflictos o pareceres distintos, en las discusiones, o los obstáculos, que los hay, y muchos.

V: ¿Cómo ha evolucionado Mitad Doble desde su comienzo?
A: De forma progresiva y con lentitud; somos una asociación, no una empresa, y eso imprime un sello de frescura pero también de pocos medios, de robarte tiempo. Pero no pasa nada, ya son diez años y casi veinte números, con más de cien personas que han pasado por las páginas de la revista. Merece la pena el esfuerzo.

V: ¿Anticipaste el éxito que tiene Mitad Doble en la actualidad?
A: Mitad Doble no busca el éxito en un sentido convencional; para nosotros, tener éxito es publicar el número que tenemos entre manos; ni tenemos ni queremos más presión que esa. Desde ese punto de vista, más que el éxito buscamos una pequeña dosis de felicidad al ver los ejemplares en la caja a punto de ser distribuidos. Luego, hay que pensar en el siguiente número. Pero no nos quejamos: como te decía antes, esa es nuestra filosofía.

V: ¿Qué esperas para el futuro de la revista y para tu futuro literario?
A: Creo que la revista goza de buena salud. Desde el número anterior, se encarga de la edición y coordinación mi compañera Amor de Pablo y yo sigo, por supuesto, en el proyecto, pero de un modo más secundario. Y está bien que sea así, porque una revista para que tenga duración en el tiempo ha de sustentarse en un trabajo en equipo, no solo ser una obsesión personal. Respecto a mi trayectoria literaria, ahora estoy terminando un libro sobre la estructura narrativa, un libro de relatos que estamos escribiendo Jonatan Santos, José Antonio Sau y yo y he empezado un proyecto de cómic con la dibujante Sandra Carmona, Renato Literato. Hay otras cosas pendientes, que ya irán saliendo, espero.

Entrevista a Marta Bordons, autora de Hipotermia

Marta BordonsPara mí, la literatura es la medicina que necesitan las almas dormidas”

La joven escritora Marta Bordons Martínez (Sevilla, 1997), ganadora del Primer Premio de Micronovela de Mitad Doble gracias a Hipotermia, nos concede una entrevista en la que nos cuenta cómo fue su experiencia como participante en el certamen y su particular visión de la literatura.

¿Cómo conociste el concurso? ¿Qué te impulsó a presentarte? Conocí el concurso a través de la plataforma escritores.org, gracias a la cual me entero de muchos certámenes literarios. No es el primer certamen al que me presento; fue mi profesora de lengua la que, ya en la ESO, me motivó a enviar mis relatos a concursos. Sin ella jamás me habría atrevido a enviar mi cuento al certamen de Mitad Doble, sabiendo que se presentarían incluso escritores profesionales, no noveles como yo.

Al jurado le sorprendió enormemente tu juventud. ¿Qué significó para ti ganar el Primer Premio de Micronovela de Mitad Doble? Darme cuenta de que se iba a cumplir un sueño que había estado esperando desde que escribí mi primer cuento de tres líneas. Darme cuenta de que iba a tener entre mis manos, en papel y tinta, una historia a la que yo había dado a luz. Darme cuenta de que otras personas iban a leerme, a criticarme, a emocionarse, quizás. Darme cuenta de que había pedido auxilio a gritos con esta micronovela, y que alguien me había escuchado. Por lo tanto, significó mucho, muchísimo.

Hipotermia es un relato de amor lleno de reflexiones sobre la vida y la razón. ¿Crees en la fuerza del amor? ¿Serías capaz de renunciar a todo como el protagonista de tu historia? Ciertamente no sabría responder a esta pregunta. ¿Qué es renunciar a todo? El protagonista de mi historia se desvanece en un delirio de obsesiones que puede haber sido provocado por ese amor, pero que sin duda acaba perdiendo todo ese tinte amoroso: esa obsesión lo consume de tal manera que ya no ama, ya no siente, ya no ve, siquiera, a su amada. Está perdido, drogado, consumido; no por las llamas del amor, que fueron las que le llevaron a la locura, sino por el mismísimo tiempo. Koth no era un romántico, era un filósofo.

¿Qué consejos darías a quienes se presenten al segundo certamen de micronovela de Mitad Doble? No penséis que os estáis presentando a un concurso. Yo no lo hice, escribí el relato antes de saber que lo presentaría, antes de saber que lo acabaría, antes de saber cómo acabaría. Simplemente escribid, sentid, reflejad esas emociones. El jurado de Mitad Doble sabrá cuándo habéis sido realmente sinceros.

Actualmente, estudias el doble grado de Interpretación, Traducción y Humanidades. ¿Siempre has sentido que tu vida ha estado ligada al mundo humanístico? La verdad es que sí: desde pequeña las letras y la literatura han girado a mi alrededor. En la ESO ya te ves en la encrucijada: ¿ciencias o letras? Si sacas buenas notas, los profesores no dudarán en aconsejarte entrar en ciencias, aunque tu pasión claramente sean las Humanidades. Yo me salté esa barrera, esa ridícula barrera de las salidas, y el trabajo, y el futuro… Como un gran profesor de este mismo año nos ha enseñado: las carreras no tienen salida, son las personas. Quise entrar en lo que realmente me apasionaba, en lo que sabía que podría destacar, en lo que estaba segura que me ayudaría para no desencaminarme de mi meta: ser escritora. Ahora me encuentro feliz, envuelta en debates con gente interesantísima, en la lectura de clásicos latinos y griegos, filosofía, historia, antropología…, y en los idiomas que tanto me apasionan, que nos permiten conectar, comunicarnos, (de)construirnos.

¿Qué significa para ti la literatura? Para mí, es una amiga cuando la necesito. Una amante, una madre, una profesora, una guía. Una droga. A veces puedo olvidarla, puedo estar semanas, quizás, sin escribir. Pero la literatura está en todos lados. No solo en los libros, no solo en lo que escribimos, sino en cada palabra y cada cosa nueva que aprendemos, de otros o de nosotros mismos. Para mí, la literatura es la medicina que necesitan las almas dormidas, algo que podría hacernos más felices, y más amables, a todos.

¿Sientes predilección por un género literario concreto? ¿O te gusta abordarlos todos? Los gustos van variando con la edad. Ahora mismo me gustaría abordarlos todos, desde la narrativa en todos sus géneros a la poesía. Con cada género se aprende algo, y con cada libro también.

¿Tienes alguna fuente de inspiración para escribir tus historias? Las personas. De pequeña, mi inspiración eran otros libros y cuentos de fantasía: unicornios, hadas, dragones… Ahora mismo, lo que me interesa son las personas. Las personas son complejas, intrincadas, llenas de recovecos. Cada persona no es una, sino mil historias. Mil historias que muchas veces se desperdician, acaban desapareciendo sin que nadie sepa que están ahí. Los protagonistas de Hipotermia tenían una historia, pero tú, y yo, y esa niña que pasa por ahí, tenemos otras muchas.

¿Cómo nace ese gusto por escribir? Es una pregunta que también me hago a mí misma. Es algo que desde pequeña hago, quizás empecé a hacerlo para entretenerme en esos veranos largos, o quizás porque tenía mucha imaginación que tenía que ser plasmada en algún sitio. Quizás sea gracias a mis padres, que me motivaron mucho a la lectura, y de devorar libros pasé a necesitar escribirlos. No lo sé, pero me encanta el camino que he empezado.

¿Qué momento del día eliges para hacerlo? La verdad es que no tengo un momento en concreto; escribo cuando siento el impulso de hacerlo, y eso normalmente ocurre en el peor momento posible: cuando no tengo papel o lápiz a mano, cuando estoy hablando con alguien, cuando estoy en clase… Y lo único que puedo hacer, entonces, es lanzarme a buscar una servilleta, interrumpir la conversación, ignorar al profesor… No se puede hacer esperar a la literatura.

¿Cuáles son las historias que más te apasiona leer? Aquellas que me conmueven, que mueven algo dentro de mí, que me enseñan. Si tras acabar un libro no eres una persona diferente a cuando lo empezaste, entonces no te ha servido para nada.

A través de tus blogs tienes la oportunidad de compartir tus creaciones con los demás. ¿Qué opinas sobre este nuevo medio de escritura? Me parece maravilloso, siempre que se haga buen uso de él y se tengan en cuenta algunos de los peligros. Por ejemplo, que todo lo que se sube a Internet deja de pertenecerte, y que cualquiera puede utilizarlo sin tu consentimiento. Sin embargo, si esto no importase, los blogs son unas plataformas maravillosas para combinar literatura y otros elementos visuales y auditivos como imágenes, vídeos, música… Todo para acercarte aún más al lector, poder leer sus comentarios, experiencias, opiniones…

Y más curiosidades sobre ti:

Un libro: No me pidas que elija un libro; todo menos un libro. Pero en este momento de mi vida, quizás el que más me haya marcado sea Animal Farm, de George Orwell. O La ladrona de libros, de Markus Zusak. O… ¿Ves? Me pones en un aprieto.

Una película: Amelie.

Una canción: Earth Warrior, de Omnia.

Un sueño que te gustaría cumplir: Recorrer el mundo, ayudar a las personas, enseñar a niños a leer y a escribir.

Alguien a quien admires: Mis padres, basta con decir eso.

¿Dónde te ves en un futuro? Ojalá en un mundo en el que la gente se odie menos y confíe más. Donde unos hijos puedan crecer felices, y sin preocupaciones, y donde se le dé más importancia al espíritu que al dinero.

Entrevista a Amor de Pablo, editora jefa de la revista Mitad Doble

Amor de Pablo entra con fuerza en una de las categorías más importantes, a la vez que nuestro sello de identidad: la revista.
Mitad Doble nació como una revista multidisciplinar que siempre ha apostado por fomentar la cultura y unir talentos, tanto nuevos como consolidados. Amor demuestra cada día al equipo de trabajo y a los colaboradores su enorme iniciativa y profesionalidad. Victoria deLaney, alumna universitaria en prácticas del Dickinson College, le realiza esta entrevista.

Victoria: ¿Qué significa la revista para ti?
Amor: Mi pasión es la lectura y, como consecuencia lógica, la escritura. Me gusta escribir, pero sobre todo me gusta leer, y la revista me ofrece la posibilidad de hacer un trabajo que esté relacionado con el mundo de las letras.

V: ¿Es por esto que decidiste colaborar en ella?
A: Claro, no solo puedo aunar mis dos pasiones, sino que además tengo la oportunidad de conocer tanto otras disciplinas artísticas como a sus autores. La revista es un soporte genial para poder dar a conocer el trabajo de los colaboradores, y eso me genera una gran satisfacción personal.

V: He observado que cada número trata un tema monográfico. ¿Hay un tono que se mantenga siempre en las ediciones de la revista?
A: Así es. Tratamos de no perder la frescura, la originalidad. Les pedimos a los colaboradores, tanto noveles como conocidos, que hagan algo nuevo, distinto, inesperado. Podría decirse que esa es nuestra marca de fábrica.

V: ¿Se buscan distintas perspectivas? ¿Cómo se deciden los temas?
A: Siempre. Precisamente ese es el espíritu de la revista, buscar la variedad de opiniones y de formas de tratar los temas, aunque estos sean usuales.
Para buscar el tema de cada número, por lo general, usamos la tormenta de ideas. Nos reunimos los tres miembros de Mitad Doble, Augusto López, Jonatan Santos y yo, y ponemos en común las ideas que se nos ocurren.

V: ¿Qué ha inspirado el tema de esta edición?
A: Málaga, históricamente, es una ciudad abierta. Desde su fundación por los fenicios hasta la actualidad hemos sido un pueblo hospitalario y acogedor con los forasteros. Además nos acompaña el clima. En nuestra ciudad conviven personas de todo el mundo; por eso pensamos que era una buena idea dar la oportunidad de expresarse a gente de distintas culturas, idiomas o costumbres y que también forman parte de Málaga.

V: ¿Qué cosas le aportaría a la gente de Málaga este número?
A: Pues además de conocer el punto de vista de personas extranjeras que viven aquí, también contamos con la participación de españoles que han vivido en otros países. Creo que es muy interesante saber qué se siente cuando uno está fuera de su ámbito, y en este número se dan ambas perspectivas.

V: La revista contiene literatura, fotografía, ilustración, etc. ¿Por qué crees que es importante que la gente lea Mitad Doble?
A: ¡Porque es la mejor revista del mundo! (Risas). Ya en serio, creo que Mitad Doble ofrece una visión original y diferente de la cultura literaria y gráfica de Málaga. Se puede decir que somos un canal alternativo a la oficialidad, a lo establecido, para promocionar la obra de autores que quizás no encuentren en esos medios habituales un espacio cómodo para darse a conocer.

V: ¿Qué esperas que los lectores obtengan de la revista?
A: Lo dicho anteriormente, un enfoque original y fresco de la cultura.

V: ¿Qué aceptación tiene la revista entre los lectores?
A: Bastante buena. De los dos últimos números se han agotado ambas ediciones, se sacaron 175 y 150 ejemplares respectivamente, así que un éxito rotundo.